Háblame de la emigración

Elvira se marchó a Suiza en 1963 por motivos personales, ya con un contrato y después de pasar todos los exámenes médicos. El viaje fue en tren, y con un cartón colgado del abrigo para que los recogiesen al llegar.
En Suiza trabajó en la hostelería, comenzando desde abajo y trabajando en hoteles de verano e invierno. La vida allí fue muy dura, pero trabajando mucho consiguió ascender. La cadena hotelera en la que trabajaba la enviaba a España a contratar gente para trabajar allí, pero no podían ser solo de Ourense, por lo que recorría toda España.
También se llevó a su hermano, el cual se quedó en el país muchos más años que ella.

Tarjeta del consulado de España en Zurich en la que se acredita su nacionalidad para trabajar
Cartón que llevaba en el viaje en tren para que la localizaran al llegar a Zurich y la llevaran al hotel
Elvira con el grupo de cocineros que trabajaban con ella
Pasaporte con los distintos visados