Háblame de la emigración

En 1972 Guillermo trabajaba como maestro en Tordoia, pero viviendo en Compostela y sin coche, tenía un largo recorrido en varios transportes hasta llegar a su centro. Además, el destino de su mujer, también maestra, estaba muy alejado del suyo. Por este motivo pidieron el traslado a Canarias, y fue así como acabaron viviendo en las islas.

Trabajó como maestro de educación física y monitor deportivo, y fue un activo dinamizador de la vida deportiva en Canarias, sin descuidar otra de sus facetas como activista cultural y escritor. La suya es una trayectoria migratoria muy diferente a la de la mayor parte de los emigrantes gallegos, y su etapa en Canarias fue muy satisfactoria. El clima y la vida en las islas era muy diferente de la Galicia que dejaba atrás, en sus propias palabras: «En Canarias se gasta muy poco en ropa, pero el agua es un artículo de lujo».

Guillermo siempre volvía periódicamente a Galicia, pero ahora que está jubilado han cambiado las tornas: se ha instalado definitivamente en Compostela, y va periódicamente a Canarias.

Foto 1