Háblame de la emigración

En 1957, como aquí no había trabajo, Benito, natural de Lois (Ribadumia), decide marcharse con veintiséis años a Argentina, en donde ya residía uno de sus hermanos.
Su primer trabajo en Buenos Aires fue como camarero en un hotel, y después trabajó de cajero en un banco. Cuando se jubiló ejerció como portero en un edificio.
Se casó por poderes y tuvo una hija, y sus padres también se fueron para aquel país. La comunidad de gallegos y portugueses en Argentina era grandísima, y su integración fue buena. Benito presidió durante muchos años el Hogar de Ribadumia. Como mala experiencia en el país recuerda un atraco que sufrió en el año 1967.
En el año 2002 la familia decidió regresar a España por la mala situación económica que vive el país argentino.

En Argentina