Háblame de la emigración

Elisa, de Castrelo de Miño (Ourense), arrancó rumbo a Alemania en el año 1966 con su marido. Las posibilidades de crecer económicamente en su localidad eran mínimas, sus expectativas estaban centradas en el mundo de la agricultura y no era lo que deseaba. En esa época la provincia de Ourense experimentó una fuerte corriente migratoria porque, como Elisa, muchas mujeres y hombres querían prosperar y no tenían forma en una Galicia atrasada por la posguerra y la dictadura, donde la economía agraria de las zonas interiores era la menos favorecida.
Salieron en un tren con otras personas emigrantes, llevando consigo un contrato de trabajo para una fábrica metalúrgica ubicada en Hanau, Alemania, donde debían fundir diferentes materiales. Al llegar ya tenían todo solucionado, la propia empresa les proporcionaba vivienda, en su caso, una buhardilla ubicada a tan solo unos 6 Km.
Aprender el idioma les resultó complicado, aunque les facilitaron las cosas ofreciéndoles intérpretes para comunicarse con los responsables de la fábrica. Con los compañeros, muchos de ellos también españoles, no tenían problema, y los alemanes también intentaban hacerse entender en español, porque conocían algunas nociones básicas del idioma. Aun así, un diccionario de español-alemán era su gran apoyo para ir aprendiendo.
En el tiempo libre, Elisa salía de paseo con su marido, con otras compañeras y con una amiga nativa. Valora muy positivamente su integración en Alemania y la acogida que le brindó su gente. Sin embargo, aun encontrándose en una situación cómoda en lo económico y social, su periplo en la emigración no duró demasiado, regresaron a España a los dos años porque enfermó su hijo.
De vuelta en Galicia, al principio fueron encargados de una granja y luego abrieron su propia tienda de ultramarinos. Hoy en día, con 77 años, Elisa guarda muy buenos recuerdos de su estancia en el extranjero y, sin duda, volvería a repetir la experiencia.
Su actitud y vitalidad le permiten en la actualidad formar parte del coro, el grupo de teatro del centro y haber rodado una serie para la TVG, «Ruta 66».