Háblame de la emigración

En 1964 Richard Nikolaus, un joven nacido en una pequeña ciudad alemana llamada Aschaffenburg, situada al lado del río Meno, emprendía un viaje de vacaciones a la ciudad de A Coruña con un amigo de origen español.

Este viaje que en el primer momento fuera ideada coma unas simples vacaciones, se convertiría sin lugar a duda en la gran aventura de su vida.
Mi nombre es Sofía y estoy aquí para contaros un poco de aquella historia.
Me encuentro delante del protagonista de este relato, que curiosamente resulta ser mi abuelo, para hacerle una entrevista que pueda reflejar retazos de aquella vida pasada.

-1.Cómo viste que cambió España y Alemania a lo largo de todos estes años...para bien o para mal?

La primera vez que llegué a España no existían autopistas ni autovías. La comunicación en general funcionaba mal. De la misma manera ocurría con las administraciones.
Cuando definitivamente marché de mi país de origen, la segunda Guerra Mundial ya acabara había 18 años. Hoy en día los dos países, España y Alemania, son democráticos ( Alemania es una república Federal y España es una monarquía Parlamentaria).
Considero que los cambios surgidos a lo largo de estes últimos años fueron enormes en todas las esferas de la vida (tecnológicas, culturales, administrativas...) y positivos en general.

-2. En estes años pensaste alguna vez en volver allí? (por motivos de trabajo, familiares…)

No. Por mi profesión “experto en Comercio Internacional”, y mis frecuentes viajes por todo el mundo, estoy acostumado a convivir con personas de diferentes nacionalidades y me encuentro bien en cualquier país en general. Viajar en ocasiones hace olvidar un poco tu país de origen. El hecho de tener familia en Alemania me impulsó a regresar en muchas ocasiones a mi país de modo que la morriña fue menor de lo esperada.

-3- Qué trazos personales, de carácter crees que tiene que tener una persona que cambia de país?

Debe ser una persona educada y con cierto sentido de la diplomacia y de la humildad. La primera impresión puede no ser favorable por eso debes ser muy cuidadoso con las críticas. Se deben evitar los estereotipos.

-4.- Qué es lo más duro de vivir en un país que no es el tuyo?

Para mí no fue duro. La mayoría de las cosas fueron positivas. Conocí grandes personas, tengo muchos y buenos amigos, me gusta mucho la gastronomía española (especialmente los productos y la cocina gallega, el marisco y los peces son “Delicatessen” para mí), además de su paisaje, el sol, las prayas, los montes…Podría poner muchos y más ejemplos de porque me gusta este país..

-5.Cómo ayudan las nuevas tecnologías para comunicarse con los amigos, familiares...que están en tu país de origen?

Este es un tema donde el cambio fue absolutamente favorable. Aún recuerdo las primeras veces que tuve que hacer llamadas telefónicas, sobre todo las de tipo laboral, dentro de España. Te ponían en contacto con una Central y dependiendo del horario, tenías que esperar entre dos y hasta siete horas con la esperanza de poder comunicarte con el cliente, incluso en ocasiones era imposible la comunicación de modo que tenía que coger un medio de transporte tal como el coche, tren, avión… para poder hablar con la persona destinataria.
Lógicamente y como todos sabemos, la tecnología avanzó de forma asombrosa e imparable en el ámbito de las comunicaciones.. Videoconferencias, Skype, Facetime, Oovoo… Esto supuso un cambio radical en la forma de conectar y comunicarse entre los ciudadanos del mundo.

-6. Cuáles fueron los mayores impedimentos para emigrar en aquella época en la que lo hiciste tú?

Uno de los grandes impedimentos era conocer el idioma. En mi caso yo no tuve ese problema. Cuando llegué por primera vez a España ya conocía el idioma, lo estudiara en la escuela de economía en CALW, en Alemania.

-7-Qué motivos te llevaron a emigrar?

Tuve que realizar para una compañía alemana un viaje a Lisboa, viniera con un amigo español, Quedé quince días. Conocí a mi mujer, ahí tienes la respuesta, ese fue el único motivo, el amor.

-8-Tenías alguna idea preconcibida o estereotipo acerca de los españoles? Cuáles serían las diferencias que destacarías de ellos con respecto a los alemanes?

Lo cierto es que en aquella época no tenía un concepto preconcebido de los españoles y llegué a España con la mente abierta y dispuesto a aprender y a compartir experiencias siempre desde el respeto.
Mi primera impresión de los españois fue muy buena, me sentí acogido y en confianza, si bien es cierto que como en cualquier sitio pude comprobar que las diferencias entre ambos países eran palpables, el tema del orden y de la puntualidad quedaba compensada con el carácter afable, generoso y hospitalario de este país.

Nos despedimos, en esto consistió nuestra breve entrevista.


Lo cierto es que la parte de la historia de cómo se conocieron mis abuelos es para mí la más interesante.
Con la primera vez que se vieron foi suficiente. En aquellos años, sin internet, sin móviles, sin Skype...sin medios de comunicación modernos, únicamente los  viajes y las cartas manuscritas fueron sus canales para mantener viva aquella increible historia.
Y así hasta hoy. Hace dos años que hicieron sus bodas de oro....dá que pensar...