Háblame de la emigración

Alberto, primo de mi abuelo materno, emigró a Montevideo en 1956, cuando tenía 25 años. Su familia vivía en Santiago de Meilán, en la parroquia de Distriz, muy cerca de Lugo. Por esa época él estaba soltero. Su motivación principal para marchar fue que en Galicia no tenía trabajo y ncecesitaba buscar su forma de vida.

Él viajó, como otros emigrantes que marcharon a América, en barco, y después en autobús hasta llegar a su destino . Una vez allí, después de mucho tiempo trabajando como albañil, consiguió ahorrar para montar un restaurante gallego. Alberto se casó en Montevideo y tuvo cuatro hijas allí. Cuando por fin pudo pagar un viaje para visitar a sus padres, estos ya murieran . Al final quedó en Montevideo y siguió adelante con el restaurante.

Este verano, sus hijas, después de mucho tiempo ahorrando, pudieron pagar un viaje para venir a Galicia y conocer sus orígenes. Y nosotros pudimos enseñarles la iglesia de nuestra parroquia y nuestra aldea, donde nació su padre. A pesar de la distancia seguimos en contacto con nuestra familia de Montevideo. Precisamente mientras preparaba este trabajo recibimos una invitación para asistir a la boda de uno de los nietos de Alberto. 

Por desgracia, Alberto falleció y todas las que quedamos con “Sandar” de primer apellido somos mujeres, por lo tanto es muy posible que desaparezca. 

Foto 1
Foto 2
Foto 3