Háblame de la emigración

Maruja era la prima de mi abuelo y se fue en el año 60 a Venezuela. Con 22 años se fue con sus dos primos a Venezuela para buscar trabajo y para pagar los estudios de sus hijos. Ella dejó con su cuñado a sus hijos en Coruña, para seguir sus estudios en la Escuela Maestranza.
Cuando sus hijos cumplieron 17 y 19 años se fueron a Venezuela junto a su madre. El mayor de los hijos llamado Fernando, se casó con una chica llamada Milagros por poder (fue otro en su lugar). Y esta, cuando ya era oficialmente su mujer, se fue a Venezuela.
Milagros y Fernando tuvieron una hija llamada Verónica y crearon una industria de fabricación de máquinas. El hijo pequeño de Maruja y hermano de Fernando se casó con una italiana en 1974, de este matrimonio nacieron dos hijos llamados Miguel y Dayana.
Verónica, la hija de Milagros y Fernando se crió en Venezuela. Un chico de origen mexicano llamado Ricky, se fue a Venezuela a vivir y allí conoció a Verónica. Ellos siguieron viviendo en Venezuela.
Empezaron los problemas en Venezuela y Verónica y Ricky decidieron irse a Canadá. Los padres de Verónica se fueron con ellos y tuvieron que vender su industria en Venezuela y pasar los bolívares a dólares. En Canadá se criaron dos hijos de Verónica y Ricky y los seis continúan viviendo allí y vienen de vacaciones a A Coruña.