Háblame de la emigración

“El viaje que cambió sus vidas”

Todo empieza el día 26 de mayo de 1971,en Cerceda.
Encarna y su marido Jesús deciden emigrar a otro país para poder encontrar trabajo y una vida estable.

Ellos emigran a Suíza en tren ya que entonces no tenían dinero como para permitirse un avión.
En el camino lo único en lo que pensaban era en que harían al llegar allí ya que no entendían el idioma y tampoco tenían una casa en la que vivir.

Los primeros días en Suíza fueron muy difíciles ya que tenían que dormir en la casa de unos vecinos de Cerceda y además tenían que encontrar trabajo y una casa en la que vivir.

Encarna logró encontrar trabajo. Primero,trabajó en el hospital cantonal de Ginebra de siete de la mañana a las doce de la mañana. Y por la tarde de tres a seis y media de la tarde.
Después de las seis y media de la tarde iba a limpiar a casas o a algunos bancos.
Más tarde trabajó durante un año en el palacio de las naciones como limpiadora. El horario era de las cinco de la madrugada a las nueve de la mañana y el resto del día trabajaba como limpiadora en hoteles.

Jesús también logró encontrar trabajo.
Trabajó en los servicios públicos de Ginebra y además limpiaba en la banca.

En cuanto al francés, no les costó mucho aprenderlo, ya que al trabajar entre franceses lo aprendían mejor.

Una vez consiguieron un buen trabajo que les proporcionaba el dinero necesario para vivir bien, decidieron que su hijo fuera a vivir con ellos, ya que él quedara en Cerceda con su abuela.
Carlos fue hasta Suíza sólo, a los 12 años, y volvió a los 17 con sus padres.

El día 13 de junio de 1990, Encarna, Jesús y Carlos volvieron a Cerceda.
Para ellos fue difícil, ya que hicieran muchas amistades en su estancia allí.

Al llegar a Cerceda decidieron abrir un local en A Coruña que actualmente es un bar.

En resumen,lo mejor que pudieron hacer en su vida era luchar, ya que lograron vivir bien y dejar una buena herencia tanto a su hijo como a sus nietos.