Háblame de la emigración

Este trabajo lo he hecho de mi familia materna ya que mis abuelos, mis tíos y mi madre han emigrado a Suiza. Pero, principalmente, me he centrado más en la historia de mi abuela, ya que ha sido ella la que me ha contado toda la historia.

En 1970 mi abuelo emigró a Suiza en busca de trabajo para conseguir el dinero suficiente para criar a los 3 hijos que tenían; consiguió un puesto en una empresa de construcción y se quedó allí a vivir. En ese momento mi abuela prefirió no ir, ya que quería quedarse cuidando a sus hijos que eran muy pequeños y además estaba esperando al cuarto hijo. En 1972, mi abuela, con 25 años, decidió viajar por primera vez a Suiza porque necesitaban dinero, pero no consiguió encontrar ningún trabajo y volvió para España.

Un año después, volvió a intentarlo y esta vez sí que consiguió un trabajo; entonces se quedó a vivir ahí junto con mi abuelo, dejando a sus 4 hijos de 3,5,7 y 9 años, en España bajo el cargo de una de las hermanas de mi abuelo. Los dos viajes que hizo, fueron en avión y en ninguno de ellos tuvo algún problema de pasar de un país a otro.

Ella comenzó trabajando en una casa de ancianos, pero no estaba nada a gusto allí y lo acabó dejando. A partir de ese momento, todos los años que estuvo en Suiza, trabajó limpiando las casas de dos familia adineradas y también limpiando una papelería.

Al principio cobraba 8 francos la hora y con los años acabó ganando 10 francos la hora. Mi abuelo en la construcción ganaba unos 3000 francos al mes. Durante varios años siguió así, y de vez en cuando, en navidades o en verano, ella y mi abuelo iban a España a visitar a sus hijos, o los niños iban a Suiza a visitarlos, acompañados de su tía.

A partir de 1977, sus hijos fueron terminando el colegio y decidieron irse a vivir a Suiza también, y continuar allí sus estudios. Pero, la hija menor (mi madre) no se consiguió adaptar bien y al año siguiente volvió a España quedándose a vivir con su tía. Mis abuelos y los 3 hijos vivieron en un piso de 3 habitaciones, cocina, comedor, un baño y un jardín. Además, ellos eran los encargados de ocuparse de todo el edificio (la lavandería, el jardín, la calefacción…). El piso les costaba 700 francos al mes, unos 800 euros.

Durante 20 años mi abuela tuvo la misma rutina de trabajo. Iba por la mañana a limpiar una casa de 8 a 11 de la mañana, luego iba a otra de 12 a 3 o 4 de la tarde en donde limpiaba, cocinaba y planchaba; y por la tarde iba a una papelería donde también limpiaba y colocaba las cosas.

Las familias para las que trabajó la trataron siempre muy bien a ella y a sus hijos, sintió que eran como de la familia, en navidades les daban regalos a todos y en verano los invitaban a ir a una casa que tenían al lado del lago o a otra que tenían en la montaña.

Sobre 1986 mi abuelo dejó de trabajar debido a un accidente que tuvo. Empezó a venir muy a menudo a España ya que su hija (mi madre) vivía aquí. Cuando ellos emigraron, no dejaron ninguna casa en su propiedad ya que habían vivido en un piso de alquiler, y por eso mi abuelo, ese año decidió construir una casa, junto con la ayuda de sus hijos, que venían en verano y en invierno, y también con la de sus hermanos y gente del pueblo a la que les pagaba. La casa la terminaron a finales de ese año, y mi madre y la hermana de mi abuelo se mudaron allí; y mis abuelos y sus hijos, siempre que venían a España se quedaban en ella.

En 1990 mi abuelo se quedó ya a vivir definitivamente en España y en 1995 mi abuela vino también para aquí para estar junto a él y su hija. Al año siguiente también vino a vivir aquí su hijo mayor, junto con su mujer, una gallega que también había emigrado a Suiza. Su hija mayor y su hijo menor se quedaron allí y actualmente siguen viviendo en Suiza junto con sus parejas y en el caso de mi tío también con sus 2 hijos.

Para finalizar dejo por aquí dejo algunas fotos que me enseñó mi abuela de la estancia de toda la familia allí.

Mi abuela viviendo en Suíza
Mi abuela en Suíza
Mis abuelos en Suíza
Mi abuela trabajando en una papelería
Mis abuelos en la casa de la montaña de los señores para los que trabajaban
Mis abuelos en el piso en el que vivían