Háblame de la emigración

Concha, mi bisabuela, nació en Cuba debido a que sus padres tuvieron que emigrar desde Galicia, donde ellos habían nacido y se habían criado. Ellos junto a sus dos primeras hijas tuvieron que emigrar por un problema respiratorio de una de ellas ya que los médicos les habían dicho que el clima de Cuba era mucho mejor para su problema de salud, por lo que decidieron emigrar para poder mejorar la calidad de vida de su hija. Además, ellos ya tenían familiares allí por lo que este cambio en sus vidas no se les haría tan complicado.

La emigración para ellos tampoco resultó tan complicado como para muchos otros debido a que el idioma es el mismo que en España y la cultura también era muy similar. Hacer amigos y conocer a gente nueva tampoco les fue muy difícil ya que como ya conocían a gente allí, se pudieron adaptar bastante rápido.

Para llegar a Cuba fueron en barco, que era el mejor método de transporte en aquella época, ya que el avión no era muy común porque aún estaba en sus inicios.

En Cuba siguieron construyendo su familia y su calidad de vida mejoró. Al poco de llegar tenían una finca con árboles frutales todas las ganancias que obtuvieron las fueron ahorrando para poder montar un hostal. El hostal funcionó muy bien lo cual les permitió vivir mejor.

Mi bisabuela, Concha, y sus hermanos no fueron al colegio porque en aquel momento muy poca parte de la población iba a la escuela. Además, ellos pasaban la mayor parte del día en el hostal ayudando a sus padres con el negocio familiar.

Cuando mi bisabuela ya se hizo más mayor, decidió volver a España junto al resto de sus hermanos y su madre, por lo que el único que quedaría en Cuba sería su padre para poder continuar trabajando en el hostal.

Al volver a España fueron a Asturias, donde volvieron a reconstruir su vida. Allí mi bisabuela conoció a mi bisabuelo y tuvieron a su primera hija, mi abuela, Esther. Mi bisabuelo era de Coruña por lo que decidieron mudarse a Galicia donde seguirían formando a su familia.

Desde aquella mi abuela sigue en Coruña donde pasó parte de su infancia, se casó y tuvo al resto de su familia.

Hoy en día, la hermana de mi abuela sigue manteniendo una buena relación con la parte de nuestra familia que sigue en Cuba. De vez en cuando, se escribe con ellos o les va a visitar para llevarles ropa o medicamentos, debido a que la situación actual de Cuba no es muy buena.