Háblame de la emigración

El protagonista de esta entrevista es Manuel Adão Gomes, mi abuelo paterno. Desgraciadamente éste falleció en diciembre de 2018, por lo que mi abuela Carolina, su esposa, me contó las razones por las que emigró, a donde y qué hizo después de este período. La entrevista fue hecha en Lisboa a principios de este año.

Esta historia empieza en el año 1967 cuando mi abuelo tuvo la oportunidad de emigrar a Francia. Él en ese momento ya estaba casado con mi abuela y ella ya diera a luz a mi tío José y tenía en la barriga a mi padre.

Ellos vivían en el norte de Portugal en la provincia de Viseu, en la que por aquella época el trabajo mayoritario era lo relacionado con la recogida de la oliva y uva. El problema de este trabajo era que era por épocas y el dinero no llegaba para sustentar a una familia. Por todo esto decidió emigrar a Francia.

Aunque me olvidé de preguntarle a mi abuela a que zona fue, ella me dijo que según mi abuelo estaba muy alejado del mar por lo que debió de ser una zona del centro de Francia.

La travesía no fue fácil ya que mi abuelo viajó en coche con dos amigos suyos, de los que mi abuela no recuerda el nombre, hasta las fronteras donde cruzó ilegalmente, ya que consigo no llevaba papel ninguno. Cuando llegó no sabía con exactitud en lo que iba a trabajar, él lo que sabía era que iba a cobrar mucho más que en Portugal, ya que en aquella época el escudo portugués era mucho más débil que el franco.

Gracias a los contactos que poseía trabajó en una fábrica y en el campo al mismo tiempo. Su idea era trabajar lo máximo que pudiera, ahorrar dinero para volver pronto a Portugal con su familia. Y así hizo, estuvo trabajando allí cuatro años. Cuando regresó utilizó el dinero ahorrado de esos cuatro años para comprar un bar en otra aldea más grande, que tenía la vivienda encima. Y así les pudo dar a su mujer e hijos una vida mejor de la que tenían.